domingo, 8 de julio de 2012

La decisión de tu vida.

La sociedad nunca te aceptará si eres, como ellos dicen, un bicho raro. Yo prefiero llamarlo ser diferente ¿De qué te sirve ser igual que los demás cuando no eres feliz contigo mismo? Por tener miedo a ser apartado, te conviertes en cualquier cosa, en los que ellos te piden que seas. Pasas a ser su marioneta. No me considero un bicho raro, pero sí alguien diferente ¿Por qué? Porque mientras el resto se preocupa por ser ese prototipo que, supuestamente, debes de seguir para ser alguien en la vida, yo me preocupo por ser yo misma. La sociedad te echará a un lado solo porque en vez de una camisita y unos pantalones de vestir, llevas una camiseta de el primer disco de los Guns N' Roses en la que aparecen cinco calaveras representando a los componentes del grupo y unos pantalones pitillos con unas Vans. Tus amigos te llamarán raro solamente porque te quieres rapar el lado izquierdo de la cabeza y teñírtelo de cualquier otro color que no sea el tuyo. Tu familia, por mucho que te quiera, no terminara de aceptarte ¿Por qué? Porque no escuchas música, escuchas 'ruido', no te relacionas con los compañeros de clase porque ellos mismo te apartan y porque tienes una forma de ser 'rara'. Ahí es cuando te das cuenta de que nadie te comprende y estás solo en el mundo. No sabes qué hacer, qué decisión tomar en cada instante, a dónde ir... Mientras tanto, las críticas aumentan cada día que pasa y vas perdiendo el significado de la palabra 'autoestima'. Te das cuenta de que por mucho que tus amigos de verdad quieran ayudarte y te digan que están a tu lado, sigues sintiéndote solo e indefenso ante toda la mierda social. Pasan los días y piensas en que todo puede acabar con un simple movimiento en falso, el suicidio. No eres capaz de suicidarte, pues no tienes el valor suficiente, pero sí empiezas a autolesionarse para calmarte. Comienzas con un corte y acabas en el hospital con la mitad del cuerpo cortado. No sabes qué más hacer. Quieres que todo acabe. Que toda tu mierda termine. No piensas en como puede sentirse la gente de tu alrededor, pues nunca te entendió ni mostró interés por ti. Ahora, eres tú el que decide: Recuperarte de todas las maneras posibles o acabas con todo con un simple movimiento, no hace falta especificarlo.

2 comentarios:

  1. Cuánta razón... Llevas tanta razón y dices tantas verdades que hasta duele.
    Un beso de una rara.

    ResponderEliminar